Son una panda de corruptos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on vk
corruptos

Son una panda de corruptos

222 personas han leído este artículo.Es curioso que no necesite poner el sujeto en el titular para que la inmensa mayoría de los lectores sepan

Read More »

222 personas han leído este artículo.

Es curioso que no necesite poner el sujeto en el titular para que la inmensa mayoría de los lectores sepan a que grupo social estoy haciendo referencia. Resulta cuando menos significativo que tras 40 años de democracia esta sea una de las frases más comunes en cualquier discusión de política en España.

El «y tú más»

El único argumento de los partidos políticos durante muchos años ha sido acusar a sus adversarios de corruptos mientras se minimizaban los escándalos propios. No solo hablo de los partidos mayoritarios del nivel estatal. Desde las autonomías al más pequeño de los ayuntamientos en todos sitios cuecen habas, y se sabe. Y sus señorías, que se supone deben legislar y gestionar los recursos de la nación a fin de protegerla, no parecen capaces, o directamente interesados, en tramitar leyes que impidan que sigan sucediendo casos una y otra vez en la inmensa mayoría de formaciones políticas con acceso a cargos públicos. Siempre es la misma excusa, el adversario roba más. Si, ya lo hemos entendido, todos los que acceden roban lo que pueden… después de 40 años y miles de imputados ha quedado jodidamente claro.

El mapa de la corrupción en España da miedo verlo, un simple vistazo muestra que no es para nada unos pocos casos aislados, es sistemático. Da un poco la impresión que la gente ha llegado incluso a normalizarlo, a tolerarlo en cierta medida como un mal menor. Al fin y al cabo no estamos en una dictadura y nos dejan votar aunque sea listas cerradas… ¿es eso?

La Casta

El termino Casta no fue Pablo Iglesias el primero en aplicarlo a las élites políticas españolas, solo el primero en capitalizarlo políticamente. El primer lugar donde yo lo leí fue en una columna de Pérez Reverte publicada en el año 2009 y titulada «Esa gentuza». Es un autor que me encanta y este me parece uno de sus textos más acertados y valientes, si no lo habéis leído ya tardáis, merece la pena.

Precisamente, ahora el líder de Podemos ha dejado de usar la palabra casta, eso también resulta significativo… ¿Será por aquello que de «dime con quién vas y te diré quién eres»? ¿Es verdad eso de que el poder corrompe? ¿Acabará viviendo en un chalet en Marruecos o con inversiones en Venezuela como otros ilustres salvapueblos?

Por encima de la ley

A todo esto hay que sumarle que quien se supone debía de ser ejemplar se ha estado riendo de todos nosotros durante un montón de años. Y no solo el ex Rey, aquí había tarjetas black para todos. Hasta los nietos pagaban sus gastos con ellas. Hacienda somos todos, o casi todos.

Lo de Urdangarín es una minucia comparado con las informaciones aparecidas sobre el emérito, hasta da un poco la impresión de que el pobre Iñaki fue un cabeza de turco que sacrificaron. Una especie de gran gesto… para que nada cambie.

Y mientras tanto los medios blanqueando la imagen de la monarquía. La última estupidez, una película sobre Leonor en Netflix. Cuando los medios no son parte de la solución posiblemente son parte del problema. Yo no sé a vosotros, pero a mi el fin del mundo se me está haciendo lento y pesado, el cuerpo me empieza a pedir meteorito.

Cultura democrática y tolerancia a la corrupción

Pero la culpa es nuestra, vuestra sobre todo ya que yo ya no les voto. A mí nadie me engaña dos veces. La corrupción es inevitable, pero lo que es intolerable es la impunidad. Sin consecuencias judiciales ni consecuencias políticas. Una y otra vez. Y les seguís votando… ¿sois idiotas?

Hay que entender dos cosas muy importantes cuando se quiere vivir en democracia. En primer lugar, los ciudadanos de democracias NO VOTAN A PARTIDOS CON ESCÁNDALOS DE CORRUPCIÓN. Si un partido tiene un escándalo de corrupción en una democracia avanzada, no es que pase a la oposición, es que pierde la mayor parte de sus votos. Los ciudadanos con una cultura cívico democrática, no votan corruptos. Otra cosa muy importante que hay que entender es que en los sistemas en los que se vota lo que legitima al gobierno es precisamente el hecho de que la gente vaya a votar. Cuando votamos estamos dando legitimidad al Estado y en suma estamos diciendo que estamos de acuerdo con el funcionamiento del sistema político que tenemos. Por eso cuando no se está de acuerdo con el sistema lo coherente es no votar. SIN VOTOS EL SISTEMA SE VUELVE ILEGÍTIMO.

Por eso os pido dos cosas antes de votar: en primer lugar, pensad si realmente el sistema es lo que dice ser, si la Constitución y las leyes (así como el espíritu y los valores de los que emanan) se cumplen. Si pensáis que no, no vayáis a votar. Pero si finalmente decidís ir a votar no votéis por partidos que estén o hayan estado implicados en casos de corrupción (ni tampoco que la encubran impidiendo comisiones de investigación).  No sigáis a un partido como el que sigue a un equipo de fútbol, ni votéis para evitar que ganen otros, votad a quien os podáis fiar o no votéis. Lo que no quiero es pasar cuatro años más oyendo como os quejáis que son una panda de corruptos.

Una respuesta a “Son una panda de corruptos”

  1. Teresa dice:

    Estoy totalmente de acuerdo. Yo tampoco voto, aunque no sé si por los mismos motivos, o más bien, no sólo por los motivos que alegas. Pero no votar no garantiza nada. Mira lo que les ha servido a los venezolanos no votar. Y no creo que los políticos españoles tengan más ética que los venezolanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
× ¿Cómo puedo ayudarte?