Libertad ordenada (censura)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on vk

Libertad ordenada (censura)

30 personas han leído este artículo.La censura proviene del derecho romano y refiere al censor, que era el responsable del censo, esto es, el magistrado

Read More »

30 personas han leído este artículo.

La censura proviene del derecho romano y refiere al censor, que era el responsable del censo, esto es, el magistrado que llevaba a cabo la supervisión de la moralidad pública y de ciertos aspectos de las finanzas públicas. Por decirlo de otra manera, la censura implicaba una revisión previa de cualquier cosa con el fin de eliminar una parte o la totalidad por considerarla errónea, falsa o perjudicial para la sociedad o su destinatario.

En la actualidad, según la RAE nos atenemos a “la intervención que practica el censor en el contenido o en la forma de una obra atendiendo a razones ideológicas, morales o políticas”. Dichas “razones” vendrían a constituir ofensas y daño; dependiendo del grado de inconveniencia, pueden lograr la tutela judicial efectiva.

Hablar de censura es aludir a los límites de la libertad de expresión. Los defensores de la libertad sin límite refieren un derecho absoluto a decir y manifestar cualquier cosa, con independencia del daño u ofensa que eso provoque al considerar que su derecho está por encima del de los más, o que su causa tiene prevalencia frente al Estado y frente a otras personas físicas o jurídicas con las que discrepan. Pero también, podría darse la perspectiva contraria, esto es, el poder del Estado, persona u organización influyente para prohibir la difusión de contenido contrario a sus intereses.

Entendamos que el fin de la censura implica limitar o controlar la libertad de expresión, sobre todo, cuando ésta implica una opinión contraria al orden establecido. Así, a lo largo de la historia tanto los estados como las religiones han promocionado la censura en aquellos asuntos que atentaban contra la estabilidad social o su propia existencia. Pero incluso en el ámbito doméstico, los menores a nuestro cargo se les aplica una censura de contenidos en base a criterios tan de sentido común como mantenerlos alejados de la pornografía, actos constitutivos de violencia, un lenguaje inapropiado o cualquier referencia que consideremos no ajustada a su edad o su integridad moral. Y a nadie en su sano juicio se le ocurre, en aras de la libertad, dejar que los menores experimenten con una libertad sin límites.

Así que, en principio no es mala la acción de revisar contenidos (películas, vídeos, informaciones, etc), incluso prohibir su circulación en base a consideraciones éticas, morales, políticas o ideológicas cuando dichos contenidos no puedan ser vistos por un determinado público.

Por supuesto que, hay diferentes formas de llevar a cabo la censura, no es lo mismo ejercer el uso de la fuerza (coacción directa) para evitar la difusión de una información que, llevarla a cabo bajo el amparo de la ley.

Y es que hay muy diferentes tipos de censura, dependiendo del contexto y la finalidad. Así, tenemos la política que, se produce cuando un gobierno trata de ocultar o distorsionar una información como cuando ejerce presión sobre medios de comunicación para que no publiquen o informen de algo de manera total o parcial, también suprimiendo opiniones contrarias a una propuesta política. La religiosa, cuando un material es considerado ofensivo porque afecta a su fe y lo retira o lo recorta. También la censura militar, cuando por motivos estratégicos no se publican informaciones que afectan a sus intereses (diversas plataformas de internet opacan búsquedas sobre el plano de instalaciones militares). La corporativa, a través de la cual los editores de medios de comunicación intervienen informaciones que afectan a su negocio o grupos empresariales a los que están vinculados. El mundo de las artes tampoco es ajeno a la censura, así el cine, la literatura o la música, dependiendo de la graduación de los contenidos, pueden seguir una óptica concreta que determine qué se tolera y qué no (estereotipos raciales, corrección política, lenguaje, violencia, conflictos culturales, etc). Y se da tanto la censura como la autocensura, al evitar las consecuencias negativas que tendría no seguir las pautas establecidas. Igual que en el mundo de la educación, el contenido de los libros de texto, qué refieren y qué no, las motivaciones que hay detrás, el tratamiento de la historia, etc.

También en el ámbito judicial existen efectos similares a la censura, así “el secreto del sumario” supone una auténtica frontera a la libertad de información, en cuanto que se trata de una declaración expresa en virtud de la cual las diligencias de investigación permanecen secretas hasta la apertura del juicio oral. También existe la figura del “secuestro judicial”, una medida procesal dictada por un juez o tribunal cuyo objeto supone sustraer del dominio de los particulares un bien mueble o inmueble que es objeto de litigio entre las partes (ej: secuestro de publicaciones, periódicos, revistas y demás).

Y no olvidemos los “secretos de Estado” que son informaciones que por su relevancia, contenido y alcance no pueden estar al alcance de particulares ni de corporaciones que podrían hacer un uso ilegítimo y perjudicial contra la nación. Y por ello, el Estado se guarda de que dicha información pueda ser difundida.

Con todo, no se puede afirmar que la censura sea una herramienta perversa o mala sino que su valoración dependerá en todo caso de la relación de los medios con los fines; sin olvidar que, el fin no justifica los medios pero sí que los explica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.
Privacidad
× ¿Cómo puedo ayudarte?