La ley de la eutanasia en España

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on vk
eutanasia

La ley de la eutanasia en España

459 personas han leído este artículo.El jueves 17 de diciembre de este año 2020 el Congreso de los Diputados aprobaba la proposición de ley orgánica

Read More »

459 personas han leído este artículo.

El jueves 17 de diciembre de este año 2020 el Congreso de los Diputados aprobaba la proposición de ley orgánica de la eutanasia con 198 votos a favor, 138 en contra y 2 abstenciones. Solo falta la aprobación del Senado para que ley entre en vigor unos 3 meses después de su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

Esta ley pretende despenalizar la eutanasia del código penal español.

La ley de la eutanasia, como era de suponer, ha causado una gran polémica en el panorama español, posicionándose los partidos políticos de la derecha en contra y los grupos de la izquierda a favor. El debate respecto a la eutanasia en España se avivó con el caso de Ramón San Pedro, quien estaba aquejado durante muchos años de tetraplejía y en el año 1998 consiguió por mediación de personas externas cianuro, el cual consiguió beber para posteriormente morir. Más recientemente sucedió el caso de María José Carrasco que estaba aquejada de esclerosis múltiple desde hacía 30 años y llevaba mucho tiempo pidiendo al Congreso que aprobaran la ley de la eutanasia. Finalmente consiguió por medio de su marido morir al suministrarle una sustancia venenosa, hecho por el cual fue detenido.

A continuación, se expondrán los argumentos respecto a la eutanasia vertidos tanto a favor como en contra y posteriormente se comentarán otros argumentos de tinte filosófico que han tratado la temática en cuestión, pero antes se va hacer una definición de lo que es la eutanasia para que el concepto quede claro desde el principio.

QUÉ ES LA EUTANASIA

La palabra eutanasia se compone de dos vocablos procedentes del griego Eu (bien) y Thanatos (muerte), por lo que su significado transportado al español sería buena muerte o muerte digna. Una definición de la eutanasia podría ser la acción u omisión, cuyo objetivo es causar la muerte a un ser humano para evitarle sufrimiento, bien a petición de este, bien por considerar que su vida carece de la calidad mínima para que merezca el calificativo de digna.

En este caso estaríamos hablando de cacotanasia ya que no hay una voluntad expresa de la persona en cuestión para que se le realice la eutanasia. Otro requisito para que la eutanasia tenga la consideración como tal es que necesaria la acción u omisión de un tercero, ya que si no estaríamos hablando de un suicidio.

Generalmente se suelen establecer dos clasificaciones de eutanasia: una sería la eutanasia directa, que es aquella que viene a definir al proceso de adelantar la muerte de una persona que tiene una enfermedad incurable y que a su vez se divide en dos clases a saber, la activa, que básicamente consigue la muerte del citado enfermo mediante el uso de fármacos que resultan letales, y la pasiva, que es la que consiste en la consecución de la muerte de aquel mediante la suspensión tanto del tratamiento médico que tenía como de su alimentación por cualquier vía; el otro tipo de eutanasia se denomina la eutanasia indirecta que es aquella que aquella que lo hace es intentar paliar el dolor y sufrimiento de la persona en cuestión y para ello se le suministran una serie de medicamentos que como consecuencia no intencionada pueden producir la muerte de la citada persona.

A FAVOR DE LA EUTANASIA

En cuanto a los argumentos esgrimidos a favor de la eutanasia se encuentra el que apela a la libertad de los individuos para acabar con su vida cuando así lo consideren. Desde este punto de vista el Estado no es quién para obligarte a vivir tu propia vida y menos aún cuando sufres una enfermedad irreversible la cual te causa un gran sufrimiento. En este caso sería cruel e inhumano negar a alguien morir cuando está sufriendo de manera intolerable.

Otro argumento que se desarrolla a partir del anterior se considera a partir del antinatalismo y sostiene que ya que las personas no eligen el haber nacido, nadie debería de tener autoridad para decidir que una persona siga viviendo en contra de su voluntad.

A favor de la eutanasia también se argumenta que si se regulara una ley de la eutanasia no se tendría que acudir a métodos ilegales para acabar con la propia vida.

EN CONTRA DE LA EUTANASIA

En cuanto a los argumentos en contra tenemos el que afirma que la eutanasia no es solicitada por personas libres, sino casi siempre por personas deprimidas, mental o emocionalmente trastornadas. Desde este punto de vista una persona en un momento depresivo podría solicitar la eutanasia y una vez aplicada ya no habría vuelta atrás y se sabe que muchas veces los periodos depresivos se curan.

Otro argumento que se expone a en contra es que puede exponer a personas vulnerables a presiones para terminar con su vida. Esto puede sonar un poco loco pero imaginaros por ejemplo el supuesto de un enfermo presionado por sus familiares para que este acabe con su vida y así ellos poder cobrar pronto su herencia.

En contra de la eutanasia también se expone que los cuidados paliativos adecuados la hacen innecesaria.

EN RESUMEN

Para finalizar voy a exponer mi crítica a la ley de la eutanasia en España. Generalmente estoy a favor de que en algunos supuestos una persona pueda solicitar la eutanasia en situaciones en las que el sufrimiento por la enfermedad que sufre haga su vida insoportable, póngase el ejemplo de un tetrapléjico.

Uno de los problemas con la proposición de ley de la eutanasia es que es el mismo médico el que puede decidir si se le aplicará la eutanasia al sujeto en cuestión sin la mediación de juez. En caso de que la solicitud del paciente sea rechazada la última palabra para decidir la tendrá una comisión de evaluación y control la cual es un órgano administrativo, pero no judicial. El hecho de que un médico pueda actuar directamente en la muerte de alguien debería de estar perfectamente regulado y con unos mecanismos de control muy exigentes, cosa que no sucede con esta proposición de ley.

Otro problema que se presenta es que en la proposición de ley tampoco se presentan mecanismos para determinar si una persona está en sus plenas capacidades mentales para decidir que quiere que se le aplique la eutanasia.

Tampoco ha habido un referéndum consultivo en la ciudadanía para que decidir sobre esta ley, teniendo en cuenta que la aplicación de la eutanasia es irreversible ya que una vez aplicada ya no hay marcha atrás.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
× ¿Cómo puedo ayudarte?