Una huida a Andorra

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on vk

Una huida a Andorra

160 personas han leído este artículo. Con la noticia de que El Rubius se trasladaba a Andorra para pagar menos impuestos se ha montado una

Read More »

160 personas han leído este artículo.


Con la noticia de que El Rubius se trasladaba a Andorra para pagar menos impuestos se ha montado una interesante polémica. La inmensa mayoría de los medios de comunicación tradicionales han protagonizado poco menos que un linchamiento contra el conocido Youtuber. En Internet y las redes sociales sin embargo las opiniones están bastante más enfrentadas, con un amplio debate entre simpatizantes y detractores.

Es algo que me llama la atención ya que evidencia de una forma muy clara la separación de los medios de comunicación tradicionales de la auténtica realidad de la sociedad española sobre la que se supone deberían de informar con imparcialidad y transparencia. Es muy grave y notorio que han actuado como meros comparsas del poder mostrando una pluralidad poco más que aparente. Una vez más.

Para poder tener una opinión clara hay que saber en primer lugar la diferencia entre evadir y eludir impuestos. Evadir impuestos es ilegal, se trata de un delito por el cual no se declara ante la hacienda pública un determinado capital con el fin de evitar el pago de tasas. Eludir impuestos es cualquier acción que persigue evitar o minimizar el pago de impuestos por vías legales. Una de las formas más comunes de eludir impuestos es con cambios de domicilio fiscal a países donde las tasas impositivas sean inferiores o existan ventajas fiscales.

El caso del El Rubius no es excepcional, tanto empresas, como grandes fortunas, como deportistas de élite, como artistas… llevan muchos años eludiendo impuestos en la cara de los españoles. Y nunca ha pasado nada ni se ha montado ningún escándalo. Cuando a la familia Botín le pillaron 2000 millones de Euros en Suiza no se montó ni la mitad de revuelo, ni un solo medio lo recogió en su portada. Esa doble vara de medir me molesta.

Hay que tener una cosa clara si una persona es un demócrata, se llama la presunción de inocencia. Mientras nadie me demuestre lo contrario no tengo motivos para creer que alguien que declara residir fiscalmente en Andorra de manera legal esté estafando al fisco español. Si alguien tiene pruebas de que El Rubius solo va a fingir residir en Andorra debería ir a un juzgado y presentarlas, pero si eso no sucede es de demócratas creer que esa persona es inocente.

Lo más preocupante de todo esto es que no somos capaces de ver el auténtico problema. Muchos lo llaman insolidario por abandonar el país cuando mas necesarias son las personas emprendedoras capaces de crear riqueza. Poco menos que le llaman egoísta y le exigen que pague gran parte de sus ingresos para sufragar los gastos del Estado.

No se van del país por avaricia o por egoísmo, yo no lo creo. Creo que hay dos causas que hacen que las personas que crean riqueza huyan de España; La primera es el mal uso que se hace de dinero público y la sensación de despilfarro irresponsable que transmite la clase política en su conjunto, la segunda es una complejidad y falta de transparencia que hace que sea prácticamente imposible para el ciudadano de a pie entender en que se gastan sus impuestos.

Existen estudios que muestran una correlación entre los niveles de transparencia, los niveles de la percepción de la corrupción por parte de la ciudadanía y el fraude fiscal. O lo que es lo mismo, y en palabras llanas para que todos me entiendan, si no tengo claro donde va mi dinero pero tengo indicios razonables que te lo gastas en mandar al chofer a por cocaína, en volquetes de putas y en repartir sobres de billetes de 500 entre tus compañeros de partido… pues si te digo la verdad prefiero que no gestiones mi dinero, gracias.

Quizá si hubiera mayores niveles de transparencia, se atajara la corrupción galopante que nos asola, se hiciera un gasto responsable del dinero público y se repartiera la presión fiscal de una forma equitativa, entonces las personas que crean riqueza estarían más dispuestas a colaborar con el Estado español.

Vivimos en un mundo global donde el talento y el dinero encuentran multitud de países que están encantados de recibirlos con los brazos abiertos. Jefferson decía que una de las grandes ventajas del Estado Federal es que la gente puede «votar con sus pies» desplazándose entre Estados, lo que hace que los Estados tengan que competir entre si por atraer contribuyentes. Pues eso es exactamente lo que pasa con los emprendedores exitosos que operan en un mercado global.

Y digo yo… ¿tan difícil es crear una jurisdicción atractiva? ¿no tenemos la política comparada? ¿no podemos hacer análisis de políticas públicas? Me niego a creer que si un país como Estonia está siendo capaz de hacerlo nosotros no podamos. Somos un país con un clima maravilloso y lleno de gente creativa, lastrados por un montón de políticos incapaces a todas luces de crear marcos jurídicos para una convivencia armoniosa y sostenible.

Yo empezaría a preguntarme muy en serio que necesitamos cambiar de este Estado si no queremos que se nos derrumbe encima en lugar de dedicarme a machacar a la gente exitosa que acaba harta de que le tomen el pelo y se larga a otro país .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
× ¿Cómo puedo ayudarte?